Según la RAE (real academia española) Un hábito se define como un modo especial de proceder o conducirse adquirido por la repetición de actos iguales o semejantes, u originado por tendencias instintivas. (Torres, J. 2019)

En pocas palabras, un hábito es una costumbre adquirida debido a que lo hacemos constantemente, al punto de que hace parte de nuestro día a día.

Es sencillo identificar cuando un hábito es saludable, la OMS (organización mundial de la salud) define salud como “estado de completo bienestar físico, mental o social, y no solo la ausencia de enfermedades”, por lo tanto un hábito saludable son aquellos que se relacionan con la noción de bienestar. (OMS. 2018)

Cuando un hábito no es saludable sucede todo lo contrario pues desencadena una serie de patrones conductuales que traen consigo consecuencias negativas o poco favorables para nuestro estado físico, mental y social. (Torres, J. 2019)

Existen muchos hábitos negativos; entre los más comunes se encuentra el sedentarismo o la baja actividad física y la alimentación incorrecta. Los hábitos más comunes están el excesivo consumo de azúcar y grasas saturadas en la dieta que han llevado a muchos problema de salud pública como lo son la obesidad, diabetes mellitus tipo 2, enfermedades cardiovasculares, entre otras. (Torres, J. 2019)

Culturalmente la alimentación está muy de la mano con el estado emocional, tanto así que se ha vuelto una forma de expresar amor y bondad, así como también un refugio para satisfacer el deseo de sentir placer, muy parecido al efecto que se produce al utilizar sustancias psicoactivas, esto se lo debemos a algo que hoy llamaremos sistema de recompensa. (Laureti, D. 2016) (Manteo Suárez, G. 2018)

 

El Sistema Límbico se activa frente estímulos o acciones que generan placer en el individuo. Principalmente, este sistema tiene una función adaptativa, ya que genera placer en el individuo cuando este realiza actividades relacionadas con la supervivencia, tales como comer alimentos deliciosos; aunque también actúa frente a otras acciones gratificantes como jugar a videojuegos u otra manera de diversión como ver una película o bailar tu canción favorita, ir de compras o hacer deporte. (Laureti, D. 2016) (Manteo Suárez, G. 2018)

 

 

 

Te puede interesar leer:

 

                                 

____________________________________________________________________________________________________

REFERENCIAS:

Manteo Suárez, G. (2018). Sistema de recompensa del cerebro y neuronas del placer. (Trabajo Fin de Grado Inédito). Universidad de Sevilla, Sevilla.

Torres, Jorge, Contreras, Saúl, Lippi, Luis, Huaiquimilla, Macarena, & Leal, Rodrigo. (2019). Hábitos de vida saludable como indicador de desarrollo personal y social: discursos y prácticas en escuelas. Calidad en la educación, (50), 357-392. https://dx.doi.org/10.31619/caledu.n50.728

Laureti, D. D. R. (2016). Efecto de las dietas ricas en grasa sobre las áreas cerebrales implicadas en la memoria y la motivación: papel de la corteza prefrontal (Doctoral dissertation, Universidad CEU San Pablo).

Organización Mundial de la Salud. (30 de marzo de 2018). Salud mental: fortalecer nuestra respuesta. https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/mental-health-strengthening-our-response